NEW YORK:- Los hispanos en los Estados Unidos al igual que otras minorías étnicas se han beneficiado de esa gran jornada de lucha de los años 50 y 60, gracias a la iniciativa de lucha por los derechos civiles del doctor Martín Luther King.
El doctor Luther King, fue uno de los jóvenes afroamericanos que se inició y organizó en la lucha a favor de los derechos civiles en toda la nación de Estados Unidos, en esta lucha logra ponerse a la cabeza con un discurso modernista y progresista “I Have a Dream (Yo tengo un sueño)”, en contra de la esclavitud, discriminación y a favor del trabajo y la libertad de su época, desafía a las autoridades norteamericanas organizando la gran marcha el 28 de agosto de 1963 al monumento de Abraham Lincoln en Washington, DC, con una manifestación de más de 200,000 personas.
La mayoría de estos derechos fueron promulgados en las leyes de Norteamérica, con la aprobación del Acta de los Derechos Civiles y el Acta de los derechos de votación. Hoy sigue siendo recordado como uno de los mayores líderes y héroes de la historia de la no violencia. El Dr. Martín Luther King, por su lucha pacifista se le otorgó el Premio Nobel en el año 1964 y él en cambio donó los 54,600.00 dólares al movimiento de derechos civiles.
Gracias a la visión de su lucha hoy tenemos en la Casa Blanca, (Capitolio) a Barack Obama, como Presidente de la nación Norteamericana, podemos decir en voz alta que tenemos hombres y mujeres de diferentes raza étnica electos en puestos como senadores, gobernadores, alcaldes, asambleístas, concejales, jueces y funcionarios en puestos de jerarquía en todos los estados de los Estados Unidos.
Dándole una pincelada podemos decir que varios héroes y líderes cumplen años en este mes de enero, entre ellos, Eugenio María de Hostos, nació el 11 de enero de 1839, educador, apóstol puertorriqueño y de América; Martín Luther King, quien nació el 15 de Enero de 1929; el Padre de la Patria de República Dominicana, Juan Pablo Duarte, quien llegó al Mundo un 26 de Enero de 1813; el ilustre apóstol de la libertad de Cuba, José Martí, el cual nació el 28 de Enero de 1853.
Enero es la fecha natalicia de estos héroes, entre otros, que de una u otra manera han contribuidos de manera directa e indirecta al desarrollo de la comunidad hispana tanto de los Estados Unidos como de América. Juan Pablo Duarte, José Martí, Eugenio María de Hostos y Martín Luther King, tienen una razón histórica con América.
Que bueno seria que nuestra juventud, tome como modelo a estos hombres símbolo de lucha y sacrificio, ellos lograron conquistar metas en beneficios de las grandes mayorías de ciudadanos que vivimos en este planeta.
Los ejemplos están de frente a nuestra frente, queremos destacar con letras mayúsculas la Presidencia de los Estados Unidos, dirigida por Obama, un afroamericanos.
Los jóvenes de hoy deben seguir sus legados luchando por la Buena Nueva, por un estado de Paz, amor, libertad y justicia.
Queremos finalizar diciendo que Juan Pablo Duarte, José Martí, Eugenio María de Hostos y Martín Luther King, fueron ideólogos de sueños convertido en realidad.
En este Nuevo Año 2015, se puede hacer realidad su sueño de manera positivistas si lucha por conquistarlo. Jóvenes para tener un sueño tan solo tenemos que prepararnos, tener voluntad y fe en Dios, luchar de manera permanente y ser perseverante en la lucha, porque quien es valiente no se rinde, ya lo dijo Hostos.
Y en ese sentido suscribo algunas frases de Martín Luther King, “hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado en el sueño “americano”.
Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: “Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales”.
Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad.
Sueño que un día, incluso el estado de Missisipi, un estado que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia.
Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad. ¡Hoy tengo un sueño!
“Cuando repique la libertad y la dejemos repicar en cada aldea y en cada caserío, en cada estado y en cada ciudad, podremos acelerar la llegada del día cuando todos los hijos de Dios, negros y blancos, judíos y cristianos, protestantes y católicos, puedan unir sus manos y cantar las palabras del viejo espiritual negro”: “¡Libres al fin! ¡Libres al fin! Gracias a Dios omnipotente, ¡somos libres al fin!”